¡Gran expectación existe con la Bruñal! Es una variedad muy, muy escasa, está muy habitualmente en la viña vieja, pero de forma dispersa unas cuantas cepas aquí y allá. En Arribes de Salamanca existe un “mayor” número de cepas de esta variedad.
Lo que más nos gusta a nosotros es que mantiene muy buenos niveles de acidez natural y su enorme personalidad, ¡no se parece a nada que puedas probar! Produce vinos de gran estructura, fruta negra y aromas terrosos.