Muchas maldades hemos escuchado decir de “nuestra” variedad! Pero nosotros sí queremos mucho al Sr. García por haber traído esta variedad, complicada, difícil, delicada, que se trabaja mal en la viña y todavía peor en bodega hasta este rincón perdido y rústico (como ella) de la Península.
Porque con todas sus dificultades, también nos trajo una singularidad, una finura, y una particular y rústica elegancia, que sólo le ofrece a aquellos que la tratan con suficiente cariño.
El Sr. García la trajo a Arribes y se convirtió en la variedad más importante en Arribes. En la actualidad Arribes es el único lugar donde se elaboran vinos con esta variedad principal de uva.