Un hato nace, pero también se hace

“Ahora bien, sea así como vuestra merced dice —respondió Sancho—; vamos ahora de aquí y procuremos donde alojar esta noche, y quiera Dios que sea en parte donde no haya mantas ni manteadores ni fantasmas ni moros encantados, que si los hay, daré al diablo el hato y el garabato“ El Hato y el Garabato … Leer más

Abrir chat
¿te ayudamos?