Arribes del Duero. Duero Internacional

 

LAS VIÑAS

Arribes del Duero es una zona en la que no ha habido desarrollo vitivinícola industrial, por lo que tenemos la suerte de trabajar con viñedo muy viejo, entre 80 y 120 años, plantado en vaso (viñas pegadas al suelo). Se trata de un patrimonio inmaterial increíble, una herencia que estamos empeñados en conservar. 

Nuestras viñas son pequeñísimas porque no se plantaron pensando en grandes bodegas sino con la función de hacer vino para cada familia, las  trabajamos en ecológico, por convicción y porque no nos parece que tenga sentido hacerlo de otra forma, ¿para qué vamos a utilizar fertilizantes, herbicidas o insecticidas cuando la estructura de las viñas, su edad y la climatología las protegen?

Viñas pequeñas, muy poca superficie

En total 8 hectáreas de viñedo muy viejo, dividido en más de 20 parcelas que se sitúan dentro de la DO Arribes en la frontera con Portugal y conforman nuestro patrimonio vitícola.  

Una de las cosas que nos apasiona de Arribes es su diversidad en un territorio tan pequeño ( la DO tiene sólo 272 has,  es decir toda la DO es más pequeña que muchas de las bodegas más comerciales a nivel nacional) son diversos los suelos, tenemos desde viñas en el borde de la DO en terrenos arcillosos, más frescos y duros de trabajar, viñas en penillanura en arenas graníticas y viñas en el cañón con suelos de esquistos y pizarras.

Diversas las altitudes que van desde los 700/800 metros en la penillanura a los poco más de 300 en el cañón y sobre todo son diversas, muy diversas las variedades, con uvas autóctonas como la Juan García, Bruñal, Bastardo, Tinto Geromo o Mandón en tintas y Doña Blanca y Puesta en Cruz en blancas.

Abrir chat
¿te ayudamos?