Así etiquetamos nuestras botellas, una a una.

El etiquetado es uno de los aspectos fundamentales en todos los productos por múltiples motivos ya que nos aporta la primera impresión del producto y nos permite clasificarlo en rangos de calidad y tipos de producto de forma automática, por ejemplo según los colores, la tipografía un producto puede parecer más orgánico, más sano, artesanal, de mayor calidad. Todos estos factores se estudian y desarrollan de forma profesional por parte de los expertos de marketing que se dedican a esta disciplina. En las botellas, tarros y envases verticales uno de los factores fundamentales que influyen en nuestra percepción es que la etiqueta este bien colocada, derecha, sin burbujas, a la misma altura en todas las unidades del producto, para lo cual se utilizan máquinas profesionales de etiquetado.

En el Hato y el Garabato etiquetamos todas nuestras botellas de forma manual porque las máquinas de etiquetado suponen una inversión a la que ahora mismo aún no podemos hacer frente y porque las versiones para pequeñas producciones son caras, engorrosas y en nuestra opinión no reducen el tiempo necesario para etiquetar.

Después de 5 años de etiquetado manual tenemos la clave para que vuestros productos elaborados de forma artesanal en casa que suelen tener alta calidad y un etiquetado inexistente o deficiente cuenten con un etiquetado a la altura del contenido.

Os lo contamos! Con solo tres materiales y en tres pasos

Lo primero, los materiales, vais a necesitar tres elementos:

1.- Un envase para etiquetar, botella, tarro, etc.

  1. Una etiqueta, comprada, impresa en vuestra impresora, hecha a mano, etc.
  2. Un libro, que tenga el grosor al que queréis dejar la etiqueta

1.- Envase, en mi caso una botella de vino, vosotros botella de vino, cerveza, tarro de miel, mermelada, conservas caseras, aceite…

2.- Una etiqueta, las mías nos las hacen, las vuestras se pueden imprimir con impresora, utilizar pegatinas en blanco con la información a mano, etc.

3.- Un libro, el que vosotros consideréis, ojo! El ancho del libro tiene que medir los centímetros que queréis que tenga de altura la etiqueta, es decir si queréis etiquetar muy alto igual necesitáis poner un libro encima de otro.

Primer paso, colocamos el envase pegado al libro de la siguiente forma:

Que no quede distancia entre ellos, pegado, pegado : )

Segundo paso, quitamos la lamina que protege la parte del pegamento y apoyamos la pegatina o etiqueta sobre el libro como sigue:

Tercer paso, pegamos la pegatina en su punto central acercándola a nuestro envase así:

Y por último vamos pegando desde el centro a los extremos moviendo las manos de arriba hacia abajo evitando que nos queden burbujas, el resultado es el siguiente

La mayor diferencia esta en la repetición, si haces solo una botella con este truco conseguirás que te queden derechas, si haces varias botellas con este truco conseguirás además que todas te queden a la misma altura así:

Chulo eh? Si quieres ver como lo hacemos en video tienes un video de etiquetado en nuestro canal de YouTube, ¨Nuestra casa en la Bodega¨

Esperamos que este truco os sirva y podáis sacarle mucho partido!

En Arribes os esperamos!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
¿te ayudamos?